Forbes Paraguay
La cuadrita, Juan Guerrero
Negocios

Una cuadrita con sabor a familia

Share

Juan Carlos Guerrero, es un hombre cuya vida ha estado entrelazada con la gastronomía desde su infancia. Criado entre las mesas de los restaurantes familiares, como el icónico Talleyrand.

24 Junio de 2024 00.00

Juan Carlos Guerrero, es un hombre cuya vida ha estado entrelazada con la gastronomía desde su infancia. Criado entre las mesas de los restaurantes familiares, como el icónico Talleyrand; fundado por sus abuelos Carlos Vallejos Salaberry y Rosita Roldán Rasmussen, Juan ha absorbido no solo los aromas y sabores de la cocina, sino también la pasión y el legado de su familia en el mundo culinario.

Desde sus primeros días, la cocina ha sido mucho más que un lugar de trabajo para él. Es un santuario donde las historias se comparten, los lazos familiares se fortalecen y donde cada plato lleva consigo una parte de la historia de su familia. Para él, la gastronomía no es simplemente una profesión, es una forma de vida arraigada en la tradición y el amor por la comida.

El sueño de dejar huella

Hoy en día, Juan Carlos junto a sus hermanas Valeria y Natalia son los orgullosos propietarios de varios restaurantes en Asunción ubicados sobre la calle Alberto Souza, entre sus locales están Patria Parrilla, Pez de Mar Dulce, Pintón, Provista y Pecadora, donde a través de estos establecimientos, continúan el legado de su familia. 

Para él, el éxito no se mide en términos materiales, sino en el impacto que deja en las personas que lo rodean y en la comunidad en general. Su sueño es expandir su modelo de negocio a otros lugares, llevando consigo la esencia y la pasión que han definido su carrera hasta ahora. Sueña con dejar un legado duradero, donde su contribución al mundo gastronómico sea recordada y apreciada por las generaciones futuras.

El llamado de la pasión familiar

A pesar de esta conexión profunda con la gastronomía, el camino de Juan hacia el mundo culinario no fue siempre claro. Inicialmente, siguió una carrera académica como lo fue Derecho hasta cuarto curso, como así también Relaciones internacionales hasta quinto curso, pero pronto se dio cuenta de que su verdadera pasión reside en el arte, más específicamente en la música y la gastronomía. Fue a los 23 años cuando decidió seguir sus sueños.

“La gastronomía y la música son lo que mueve mi corazón para seguir”, expresó Guerrero.

Juan recuerda con cariño los momentos compartidos con su padre, quien no solo le transmitió su amor por la música, sino también le enseñó el valor del trabajo duro y la dedicación. Para él, ser un hacedor es más que una profesión; es un compromiso con la excelencia y la búsqueda constante de la perfección en todo lo que hace.

El legado de su familia no solo le proporciona inspiración, sino también una responsabilidad, los platos que sirven en sus restaurantes son una extensión de esta herencia.

Innovación 

En cuanto a su restaurante, Juan y su equipo valoran las críticas constructivas como oportunidades de crecimiento y reconocen que la gastronomía es un arte humano.

Así mismo Guerrero expresó que los restaurantes son organismos vivos, “Yo por ejemplo cuando me siento mal, siento que resiente el restaurante, al igual que cuando podemos llegar a tomar una mala decisión”. Menciona que el restaurante siente, que la marca habla.

Explica también que busca convertirse en un clásico, en lugar de seguir las tendencias de moda, y su innovación se basa en invertir en procesos y en la formación de un equipo especializado en el diseño y la estandarización de recetas. Su objetivo es mantenerse en el tiempo a través de una alta gestión de calidad.

Juan Carlos Guerrero, propietario junto a sus hermanas.
Juan Carlos Guerrero, en “La Cuadrita”. 

Consejos y legado

Para aquellos que desean seguir los pasos de Juan en el mundo de la gastronomía, él ofrece tres consejos clave: amar la profesión, tener fortaleza y trabajar en equipo, y expresar la esencia propia en cada creación culinaria. 

Reconoce la importancia del apoyo de su familia y su equipo en su camino. “Siento que las ideas son plurales, no son singulares”, dijo Guerrero además de agregar que se siente agradecido por las personas que lo rodean y lo inspiran cada día. 

“La cuadrita”

Juan Carlos menciona que hace 8 años soñó con "La Cuadrita", y hoy en día, ese sueño se ha convertido en una realidad palpable. Ubicada en el trecho de la calle Alberto de Souza entre Cruz del Defensor y Cruz del Chaco, esta iniciativa representa la primera peatonal de Asunción  respaldada por un proyecto bien estructurado.

La Cuadrita es mucho más que un simple espacio peatonal, en sus palabras “es esperar que no tengamos que viajar, sino que el viaje está acá. Asunción también es un viaje”, expresó Guerrero.

Por último, Juan compartió su sueño de que el modelo de La Cuadrita pueda ser replicado en otros espacios de Paraguay, llevando consigo los beneficios de esta iniciativa a más comunidades.
 

loading next article
10