Forbes Paraguay
Foto De Mujeres En El Encuentro
Liderazgo

Tres pasos para dejar de complicar demasiado los nuevos proyectos

Jo Llfeld PhD, CEO of Incite To Leadership

Share

Querer abarcar todo un proyecto antes incluso de empezarlo, muchas veces, complica en exceso las cosas antes de emprender ninguna acción, lo que puede dar lugar a una pérdida de horas.

19 Mayo de 2024 20.00

Durante una reciente sesión de estrategia con un cliente, su mente se volvió loca en cuanto se mencionó una estrategia. Sus pensamientos se dispararon, tratando de formular un plan completo listo para ejecutar. 

Esto lo llevó a darse cuenta de que necesitaría reunir montañas de datos y realizar un análisis completo de lo que funcionaba o no para justificar incluso cambios incrementales en su organización. En resumen, tenía una visión que rápidamente se transformó en una compleja estrategia "if-then", creando un árbol de decisiones de tamaño hercúleo con nodos que se ramificaban mucho más allá de una fácil comprensión.

Este cliente quería envolverse en todo un proyecto antes incluso de empezar, y es algo en lo que noto que yo mismo caigo. El desafío de esta tendencia o costumbre, sin embargo, es que muchas veces complica en exceso las cosas antes de emprender cualquier acción, lo que conduce a horas potencialmente desperdiciadas.

Reunión de inversores
 

Si querés evitar caer en la misma trampa, acá tenés mi consejo.
 

Tres sencillos pasos para evitar complicar en exceso algo nuevo
 

1. Definí cómo ves el éxito al corto y largo plazo
 

Si no sos capaz de describir tus resultados deseados a corto y largo plazo en un par de frases cortas, puede que estés construyendo el camino hacia ninguna parte . Antes de iniciar cualquier proyecto, idea o empresa nueva, exponé de forma concisa tus criterios de éxito. (Nota al margen: unos plazos más tempranos también te ayudarán a identificar cuándo debe tirar del enchufe o cambiar de rumbo). 

Demasiados proyectos comienzan con objetivos vagos como "hacer crecer el negocio" o "racionalizar los procesos", sin métricas identificables que te ayuden a calibrar los progresos. No todos los proyectos importantes tendrán indicadores clave de rendimiento (KPI) precisos, así que no merece la pena que vos mismo y tu equipo se retuerzan para crearlos, pero las intenciones vagas suelen dar lugar a comunicaciones poco claras, falta de alineación real y decisiones más difíciles de hacer.

Una vez que tengas los objetivos a un mes, centrá tu energía primero en ellos. La verdad es que la acción engendra perspicacia, y un mes de acción conducirá a mucha más claridad para vps y tu equipo.

empresa familiar reunión
 

2. Pregutate a vos mismo: ¿Qué es más importante que este proyecto?

 

Tené en cuenta que esto no es ¿Qué es más urgente que este proyecto? ¿Qué estás dispuesto a dejar de lado de forma realista para llevarlo a cabo? Si no es nada, es una señal de advertencia de que es probable que tus propios ocupados compliquen en exceso este proyecto. 

La triste realidad de la mayoría de las organizaciones es que tienen demasiadas prioridades. (Incluso las organizaciones con planes estratégicos fabulosos rara vez establecen prioridades de acuerdo con estos planes en toda la organización, pero estoy divagando). Para que tus planes sean sencillos, necesitás tiempo y espacio para ejecutarlos. Intentar sacar adelante los proyectos haciendo multitasking durante las horas libres o las reuniones aburridas sólo conduce a más errores y confusión. Si vale la pena planificar este nuevo empeño tuyo, vale la pena decir adiós (o retrasar) alguna otra cosa con la que estés comprometido actualmente.

Compañeros, colegas, trabajo, reunión, oficina
 

3. Identificá quién puede ayudarte a lograr tu objetivo.
 

Es fácil hacer planes como si vivieras en la isla desierta perfecta en la que el tráfico, los días de enfermedad y los fenómenos meteorológicos rara vez interrumpen tus planes. Mi realidad es más desordenada, y apuesto a que la tuya también. Siempre es inteligente incorporar tiempo de amortiguación en los planes de cualquier proyecto, pero es aún más inteligente incorporar personas que se inscriban en el viaje. 

Las personas adecuadas no sólo ayudan con el trabajo pesado, sino que muchas ven atajos que vos no. Cada vez que le pido a mi hijo, técnico, que me ayude con un programa informático, su solución le lleva 10 veces menos tiempo y funciona mucho mejor. ¿Quiénes son las personas con los conocimientos adecuados que agilizarían tu camino? ¿A quién más le importa el resultado en el que te centrás? Alguien me dijo hace poco que si no podés inscribir a alguien en tu misión, puede que no estés persiguiendo los objetivos correctos. ¿Quiénes son las personas a las que quierés invitar a esta misión?

Cuando notés que el ritmo de tu mente y tus planes superan con creces tu ancho de banda, es una gran oportunidad para parar, respirar y aplicar mis pasos para simplificar antes de volver al modo de ejecución.

 

Nota publicada en Forbes US,

loading next article
10