Forbes Paraguay
23 Junio de 2024 23.50

Santiago Zavattiero Director Editorial

Desde la base hasta el mando, el viaje del CEO de Raquel Riveros

Resiliencia, visión estratégica, capacidad de adaptación y determinación. La n1 de mapfre comparte su manual de liderazgo.

Raquel Riveros, una figura sobresaliente en el mundo de los seguros, acumula 35 años de conocimiento en la industria y ocupa el cargo de CEO de Mapfre. Su trayectoria se destaca por su resiliencia y visión estratégica. Desde sus inicios como contadora, ha enfrentado desafíos y ha superado obstáculos para ascender al puesto más alto de la compañía. Su capacidad para adaptarse a los cambios y liderar con determinación la han convertido en un ejemplo a seguir.

Raquel no solo ha demostrado habilidades de liderazgo en el ámbito empresarial, sino también aboga por la diversidad y la inclusión. Reconoce el valor de las mujeres en posiciones directivas y promueve la igualdad de oportunidades en el lugar de trabajo.

En un mercado asegurador en constante evolución, Raquel prioriza la adaptabilidad y el servicio al cliente. Entiende la importancia de mantenerse al tanto de las necesidades cambiantes de los clientes y fomenta un ambiente de colaboración entre diferentes generaciones en el equipo de trabajo.

Su historia es un testimonio de perseverancia y dedicación, destacando la importancia de la resiliencia y la visión a largo plazo en el camino hacia el éxito profesional y personal.

¿Cómo llegas a Mapfre?

Yo ya estaba en el mundo de seguros, ya hacía siete años que trabajaba en una empresa y me encontraba bien, iba creciendo profesionalmente, era muy jovencita, ya había ascendido inclusive en esa compañía y me costó tomar la decisión de irme, de aceptar el desafío que me presentaba Mapfre, que era de implementar una serie de herramientas y nuevos procesos.

Y esa decisión para mí fue muy dura, ya tenía una hija y tenía el temor de cambiar después de siete años dónde estaba bien. Cuando me incorporé a Mapfre lo hice como contadora.

Entonces fuiste escalando dentro de la empresa, desde el área administrativa hasta CEO. ¿Tu camino al éxito fue lineal o hubo altibajos?

Yo he pasado por muchas áreas dentro de Mapfre, estuve en el área de administración, fui subgerente general, que era equivalente a ser como la segunda al mando en la empresa y luego viene un cambio de estructura muy importante y eso ordena a todas las Mapfre en el mundo de alguna manera. Entonces el organigrama se transforma y se crean unas direcciones.

Ese fue un momento de crisis para mí, porque yo estaba como subgerente general y ahí es cuando asumo la dirección financiera y de operaciones.

Después de muchos años pienso que fue un impulso para mí, pero en ese momento lo tomé como un retroceso, una involución en mi carrera que me hizo pensar si quería seguir estando ahí. Pero lo pude procesar emocionalmente y creo que logré ver más allá de lo que en ese momento me dolía o me molestaba.

Siempre pongo de ejemplo porque a veces uno piensa que está retrocediendo, pero no, se está tomando impulso.

¿Cómo se afrontan los cambios desde su posición?

Esto es un ejercicio permanente porque los cambios siempre son difíciles, no podemos negar que son complicados, hay una tendencia natural a decir 'no' desde el inicio, nuestra habilidad debe ser el transformar el 'no', en 'si'.

El 'no' está dado, es lo más fácil que uno puede decir, pero cómo hacemos que ese 'no' se convierta en un 'si' dentro de un marco regulatorio equilibrado de servicio, de políticas, de gobernanza, ahí está el secreto, esas son las habilidades que necesitamos y ese es el desafío. Si no nos desafiamos todos los días a transformarnos, entonces no vamos a lograr evolucionar.

Entonces, el cambio es parte de la evolución y efectivamente hemos pasado y he pasado por importantes cambios, algunos me han tentado a decir 'no' y a lo mejor hasta lo he dicho en algún momento, pero eso no significa que uno no pueda rectificar y que no pueda ver o tener una visión diferente y darse cuenta que ese es el camino y que hay que seguir avanzando y hay que seguir gestionando la adaptabilidad, la flexibilidad, la visión estratégica es fundamental.

Nuestra habilidad debe ser transformar los no, en sí

En este proceso de adaptarse al cambio y a los retos. ¿Qué rol jugó tu equipo de trabajo para llegar a donde estás?

Primeramente, sin el equipo no estaría sentada aquí. El equipo que me tocó en toda mi trayectoria es fundamental, es el respaldo de todo lo que haces y de todo lo que decidís hacer.

Porque las decisiones muchas veces recaen en la máxima dirección, probablemente las decisiones finales, pero las ejecuta el equipo, entonces este es fundamental.
 

¿Qué cualidades buscas en tu equipo?

Primero es la transparencia, es poder decir la verdad siempre, aunque duela, aunque no sea agradable al oído, hablar claro, no dejar las cosas a medias.

Lo segundo es el respeto, uno debe respetar a la persona, porque esa persona siempre tiene algo que aportar, siempre. Y eso me ha permitido construir relaciones sólidas a lo largo de mi carrera personal y profesional.

Y la tercera para mí es la pasión, uno debe tener pasión por lo que hace, con ánimo, con las vitaminas necesarias para asumir responsabilidades y desafíos, la pasión no tiene precio, no se compra y es fundamental.
 

Hay tiempos donde la pasión y la motivación disminuyen, ¿Cómo se afronta está situación?

Si claro que me pasa, no te puedo negar que en algún momento me ha pasado, me ha tocado gestionar momentos muy duros que me he sentido así, y ahí está la fortaleza, la resiliencia y las ganas de realmente salir adelante, porque detrás mío hay una imagen, hay una responsabilidad muy grande y hay familias que están trabajando en Mapfre, entonces no podemos darnos el lujo de no seguir y de derrotarnos.
 

Como CEO de Mapfre te tocó afrontar 2 huracanes en 10 días, una sequía y una pandemia, ¿Qué te quedan de estos desafíos?

Fue un aprendizaje enorme para todos y estoy orgullosa de ello, porque considero que lo hemos logrado y no solamente cualitativamente, sino cuantitativamente también.

A todos nos tocan momentos difíciles en la vida laboral y personal.
 

Raquel, hoy sos un ejemplo para las mujeres por el cargo que ocupas. ¿Cómo se puede hacer para que más mujeres tengan la oportunidad de acceder a cargos directivos en las empresas?

Creo que eso se está dando, a lo mejor no con el ritmo que quisiéramos, pero se está dando naturalmente, porque las mujeres, el género femenino ha demostrado su valía, ha demostrado sus habilidades, sus cualidades, su capacidad de gestión y de decisión con determinación.

Se está demostrando en las empresas, en el mundo empresarial y cada vez tenemos más mujeres ocupando puestos de liderazgo.

Yo creo que la diversidad de género se ha convertido en una estrategia empresarial inteligente que fomenta no solamente el crecimiento, también la competitividad.

Aún falta, tenemos mucho por hacer, todavía nos encontramos con resistencia en algunos casos, pero creo que la valía y las habilidades de las mujeres es lo que está permitiendo que se abra el mercado empresarial para nosotras.

La diversidad de género se ha convertido en una estrategia empresarial inteligente que fomenta no solamente el crecimiento, también la competitividad.

¿Cómo trabajan desde Mapfre el cambio generacional tanto en clientes como en colaboradores?

Mapfre es una compañía que trabaja mucho la diversidad en todos los aspectos, esta no es solamente una diversidad de género, es una diversidad que va enfocada en la igualdad de oportunidades, entonces nosotros buscamos siempre respetar al empleado.

Buscamos aterrizar las políticas de Mapfre a nivel mundial, por ejemplo de selección, la de promoción, de remuneración y todo esto suma a que conduzcamos la empresa respetando las diferentes generaciones. Todas las generaciones aportan valor, hay que estar abiertos y ser respetuosos de lo que puedan aportar.

Hay que escuchar activamente y tener la suficiente humildad para saber que uno está aprendiendo del otro, que uno no sabe todo.
 

Vayamos a la parte más técnica ¿Cómo ves el mercado asegurador paraguayo?

Veo al sector lleno de oportunidades, es un sector en crecimiento.

Ahora, también considero que está muy atomizado, en el país hay 34 compañías de seguros, entonces está muy fragmentado el sector. Y más ahora también que nacen jugadores ligados a grupos económicos que también van sumando y van siendo parte.

Entonces tenemos que seguir diversificando nuestros productos y servicios para estar a la altura de las necesidades de nuestros clientes y las nuevas necesidades.

 Tenemos que seguir diversificando nuestros productos y servicios para estar a la altura de las necesidades de nuestros clientes y las nuevas necesidades.

¿Un libro que recomiendes?

Equipos con futuro: Lecciones de la roja para mejorar las organizaciones de Alvaro Merino, porque habla sobre las estrategias que llevaron adelante en el equipo español de fútbol, de cómo trabajar un equipo de alto rendimiento donde todos eran ídolos, donde todos eran los más y de cómo gestionar todo esos egos y esas personalidades tan diferentes y lograr que todo eso finalmente se transforme en un éxito para la selección española.

Eso llevado a las empresas tiene muchas estrategias, muchas ideas muy interesantes que a veces uno lee y dice bueno, pero estas son básicas y las básicas muchas veces nos olvidamos y no aplicamos y no nos podemos olvidar nunca que las personas hacen las empresas.
 

10