Forbes Paraguay
trabajo, negocio, organizar
Liderazgo
Share

Las mejores ideas de los miembros del Forbes Coaches Council para romper con los malos hábitos corporativos y recuperar la productividad de una organización.

06 Julio de 2024 08.50

Cualquier profesional puede caer en malos hábitos que disminuyan o impidan activamente su impulso y productividad, y cuando estos hábitos se generalizan en el lugar de trabajo, la moral puede verse afectada en todos los ámbitos. Ya sea que la cultura negativa lleve a otros a acumular información o a celebrar demasiadas reuniones, tales prácticas pueden tener un efecto perjudicial en el desempeño general de un equipo.

A continuación, 16 miembros del Forbes Coaches Council analizan los malos hábitos en el lugar de trabajo y el impacto negativo que pueden tener en la cultura corporativa. Seguí leyendo para conocer las mejores ideas de estos miembros sobre cómo romper con estos hábitos y recuperar la productividad de una organización.

1. Chismes y quejas

Chusmear y quejarse de individuos o equipos es un mal hábito común en las organizaciones que solo produce resultados negativos. Los chismes surgen de información incompleta, responsabilizan a otros de los desafíos y eliminan el incentivo para iniciar esfuerzos proactivos nosotros mismos. Un mantra útil es "hablar con la(s) persona(s) en lugar de acerca de la(s) persona(s) y buscar la sabiduría que aún no podemos ver". - Maureen Cunningham, Up Until Now Inc.

Fotos de stock gratuitas de adentro, agente, ansiedad
 

2. Finalizar reuniones a la hora o media hora

Funcionalmente, planificar reuniones que finalicen cada hora o media hora casi garantiza que los asistentes saldrán de la reunión sintiéndose agotados. Dado que la mayoría de las reuniones comienzan cada hora o media hora, planificá reuniones bien estructuradas que duren 20 o 50 minutos. Esto deja suficiente tiempo para tareas de seguimiento y un cuidado personal rápido sin que su equipo llegue tarde a su próximo compromiso. - Meridith Alexander, G.R.I.T. Mindset Academy

3. Revisar correos electrónicos y mensajes de texto fuera del horario laboral

Los gerentes deben establecer momentos de silencio fuera del horario laboral cuando no se permiten correos electrónicos y mensajes de texto del trabajo. Para asuntos verdaderamente urgentes, es mejor solicitar una llamada telefónica. Esto establece límites durante la semana y los fines de semana, lo que permite a los empleados concentrarse en sus actividades personales. Esta práctica ayuda a prevenir el agotamiento y fomenta un equipo más fuerte y funcional. - Tawn Albright, Bowstring

4. Suponer que otros saben cómo ejecutar una tarea

Un mal hábito en el lugar de trabajo es asumir que aquellos a quienes les has delegado el trabajo tienen una comprensión clara de la tarea que les fue asignada. Es importante realizar controles frecuentes para asegurarse de que estén alineados con la solicitud y hayan podido identificar los recursos adecuados o las partes interesadas clave necesarias para finalizar la tarea. Los líderes y miembros del equipo más alineados son los más exitosos. - X. Carmen Qadir, Coaching & Consulting Experience, LLC

5. Llenar los vacíos con prejuicios

Es común el hábito de juzgar y tener prejuicios hacia otras personas, con poca o ninguna evidencia o datos que respalden sus suposiciones. Nos apresuramos a llenar los vacíos con nuestros propios prejuicios en lugar de conocernos unos a otros en el nivel humano básico central. Un buen consejo es vivir con la mentalidad de darle a las personas el beneficio de la duda y ser siempre curioso y querer aprender más sobre las personas. - Alex Draper, DX Learning Solutions

6. Multitarea excesiva

Un mal hábito común en el lugar de trabajo es la multitarea excesiva, que puede reducir la productividad y aumentar los errores. Para detenerlo, concentrate en completar una tarea a la vez, priorizándolas y utilizando técnicas de gestión del tiempo como el timeboxing. Además, establecé objetivos claros para cada sesión de trabajo y minimizá las distracciones para mantener la concentración en la tarea en cuestión. - Brent McHugh, Christar Internacional

7. Acaparamiento de información

Un mal hábito es acaparar información por codicia, donde los empleados retienen información crítica para mantener el control o obtener una ventaja. Para romper con este hábito, fomentá una cultura de transparencia y colaboración. También sesiones periódicas de intercambio de conocimientos e implementá incentivos basados en equipos o programas de reconocimiento por compartir información. Esto mejora la productividad y la confianza del equipo. - Gamini Hewawasam, PhD, PFN ManoLead

Foto De Personas Haciendo Apretones De Manos
 

8. Recompensar el mal comportamiento

Un mal hábito es cuando el liderazgo recompensa el mal comportamiento. Demasiadas organizaciones promueven a personas que obtienen excelentes resultados pero no muestran el mismo nivel de intencionalidad en la forma en que tratan a las personas dentro de la organización. Los líderes deben promover personas que hagan ambas cosas. Por lo tanto, podés incluir métricas en sus evaluaciones de desempeño sobre "cómo" las personas hacen el trabajo y viven los valores de su organización. ¡Eso hace una gran diferencia! - Justin Patton, The Trust Architect Group

9. Celebrar reuniones sin objetivo

No estás llegando al cierre de las reuniones. Hay demasiadas reuniones y demasiadas reuniones mal dirigidas. Para los líderes de reuniones: establecé un objetivo claro de la reunión. Además, confirmar el progreso hacia el objetivo durante la reunión y programar un seguimiento expresamente para el cierre si no se puede realizar en la reunión original. El tiempo es oro y la mayoría de la gente odia las reuniones. - Evan Roth, Roth Consultancy International, LLC.

10. Ignorar los calendarios de los demás

Un mal hábito común es ignorar los calendarios de las personas, lo que a menudo genera reservas triples y reuniones innecesarias. Esto descuida el trabajo asincrónico. Para romper con este hábito, los empleados deben establecer límites claros y rechazar invitaciones a reuniones que no respeten su horario. Fomentar la sincronización adecuada del calendario y priorizar la comunicación no simultánea para lograr eficiencia es el camino a seguir. - Inga Bielińska, Inga Arianna Bielinska Coaching Consulting Mentoring

11. No apreciar la diversidad de pensamiento

No apreciar la diversidad de pensamientos y experiencias del equipo es un mal hábito. Con demasiada frecuencia, nos conectamos con personas que son similares a nuestro propio tipo de personalidad, y si los miembros del equipo reaccionan de manera diferente en áreas, se les puede considerar como desconectados o sin conocimientos. En su lugar, es mejor dedicar tiempo a comprender las fortalezas, necesidades y temores de cada compañero de equipo para poder desbloquear todo el potencial del equipo. - Bryan Powell, Executive Coaching Space

12. Correlacionar el trabajo con el éxito

Adquirimos el mal hábito de pensar que estar "ocupado" equivale a tener éxito. El estar ocupado es una medida de la actividad y la gestión del tiempo, o quizás la falta de ellos. Cada vez que alguien me dice que está "muy ocupado", no puedo evitar preguntarme por qué su tiempo lo controla. ¿Por qué dicen "sí" a todo? ¿A qué deberían decir "no" en su lugar? Preguntate: "¿Para qué sirve realmente mi actividad? ¿Y por qué permito que me abrume? - Maria Garrett, MG Leadership | Coaching & Consulting

13. Evitar la comunicación cara a cara

Evitar el tiempo presencial y cara a cara es un muy mal hábito en el que hemos caído en el ámbito laboral. Si bien trabajar de forma remota no es del todo malo, el péndulo osciló demasiado. Es muy fácil quedarse en casa en lugar de ir a la oficina. Pero la falta de comunicación efectiva, las relaciones conflictivas y la menor creatividad y productividad están empezando a motivar a empleadores y empleados a enderezar el rumbo. - Laurie Sudbrink, Lead With GRIT

mujer-preocupada-telefono-laptop_0
 

14. Distraerse con el teléfono

Con nuestros teléfonos siempre a mano, tienden a llamar nuestra atención. Si bien no es intencional, las conversaciones se interrumpen momento a momento. Dejá el teléfono y alejate. Dejalo en tu escritorio, ponelo en silencio y configurá tus notificaciones para que muy pocos lleguen. Distraerse es desapegarse. - Carry Metkowski, Carry Metkowski

15. No delegar tareas

La falta de delegación es un mal hábito común en la mayoría de los líderes. Se debe a la falta de confianza en sus empleados o al miedo a ceder demasiado control. Todos los líderes deben comprender que delegar es fundamental para que su equipo madure; es como un gimnasio para tomar buenas decisiones. Apoyarlos en buenas y/o malas decisiones fortalece su confianza y transforma a todos en mejores líderes. - Dr. Adil Dalal, Pinnacle Process Solutions, Intl., LLC

16. Omitir la reflexión en las reuniones de equipo

Omitir la reflexión en las reuniones de equipo es un mal hábito para muchos gerentes bien intencionados. Hoy en día, la reflexión se volvió más importante a medida que el ritmo de los negocios continúa aumentando. La reflexión captura el aprendizaje compartido y, a menudo, ahorra tiempo y dinero en el futuro. Agregá una pregunta de reflexión a sus agendas de reuniones individuales y de equipo: ¿De dónde deberíamos estar orgullosos? ¿Cuál fue nuestro aprendizaje? ¿Cómo podemos ser aún mejores? - Cheri Bachofer, Forwarding Leaders

loading next article
10