Forbes Paraguay
Laboristas - Reino Unido
Money
Share

Keir Starmer, del partido laborista, podría ser el futuro primer ministro de Gran Bretaña. Una sensión de "establidad política" podría impulsar la renta variable británica, que viene golpeada hace tiempo.

05 Julio de 2024 12.10

Desde el Brexit, la renta variable británica se ha depreciado en relación con sus homólogas extranjeras debido a la persistente preocupación de los inversores por la inestabilidad política y el aumento de las tensiones entre el Reino Unido y la UE.

La victoria laborista podría renovar el apetito inversor por la renta variable británica y reducir las barreras comerciales con la UE. Una de las principales consecuencias del resultado electoral es la posibilidad de que la política "camine más tranquila" en el mercado de renta variable del Reino Unido y en la economía en general.

El partido laborista de Sir Keir Starmer se ha asegurado una mayoría significativa en las elecciones del Reino Unido. Esto trae consigo una sensación de estabilidad política, un enfoque en la revitalización de la economía y la relajación de las barreras comerciales con la Unión Europea (UE), todo lo cual sirve para impulsar la confianza de los inversores en la renta variable británica.

 

El líder laborista Sir Keir Starmer se convirtió este jueves en el futuro primer ministro de Gran Bretaña
El líder laborista Sir Keir Starmer se convirtió en el posbile futuro primer ministro de Gran Bretaña

 

Lo aburrido es bueno

Desde la votación del Brexit en 2016, la renta variable británica se ha devaluado en relación con sus homólogas extranjeras como consecuencia de la incertidumbre política. Este resultado electoral, sin embargo, trae consigo la posibilidad de que la política "camine más tranquila" en el mercado de renta variable del Reino Unido, permitiendo a los inversores volver a centrarse en los atributos positivos de muchas empresas que cotizan en bolsa en el Reino Unido.

También trae consigo la posibilidad de que el Reino Unido tenga menos barreras comerciales con la UE, al tiempo que permanece fuera del bloque comercial. Antes de las elecciones, Starmer había prometido "derribar las barreras innecesarias al comercio" con la UE en el manifiesto de su partido. Sin embargo, Starmer ha dejado claro que su partido no pretende volver a la UE, ni al mercado único ni a la unión aduanera del bloque.

Antes de las elecciones, el partido laborista se había centrado claramente en revitalizar el crecimiento económico del Reino Unido como forma de "cuadrar el círculo" de la mejora de la financiación de los servicios públicos sin salirse de sus compromisos de endeudamiento. Esto alinea los intereses del mercado de renta variable del Reino Unido y del gobierno entrante.

Un mayor crecimiento económico en el Reino Unido sería "claramente positivo" para la renta variable nacional, ya que crearía la posibilidad de un mayor crecimiento de las ventas y los beneficios. Aunque es probable que las reformas de la oferta propuestas por los laboristas tarden en repercutir en la economía, podría darse el caso de que el gobierno entrante heredara ya un contexto nacional mejorado, con la economía británica habiendo salido ya de la recesión superficial experimentada en la segunda mitad de 2023.

 

¿Construir mejor?

Un área de interés inicial para el gobierno entrante parece ser la vivienda, en particular el deseo de aumentar el número de viviendas construidas al año.  Muchas empresas que cotizan en bolsa en el Reino Unido podrían ver un impacto positivo si los laboristas lograran estos objetivos.  Las empresas de materiales de construcción, por ejemplo, han visto en los últimos años cómo sus beneficios se veían presionados por la caída de los volúmenes de construcción de viviendas. Si los laboristas logran sus objetivos de construcción de viviendas, los productores de materiales de construcción podrían ver un repunte significativo de la demanda, con el consiguiente beneficio para los beneficios.

La política laborista de crecimiento se centra en la reforma de la estrategia industrial y los procedimientos de planificación, con el objetivo de abordar los problemas fundamentales que aquejan a la economía del Reino Unido, en particular las tasas de inversión alarmantemente bajas.

Aunque los anteriores gobiernos conservadores señalaron el sistema de planificación como un obstáculo para el progreso económico, tuvieron dificultades para sortear la arraigada resistencia. La significativa mayoría laborista ofrece los medios para aplicar rápidamente esta y otras políticas.


*Por Laura Foll y Andrew Jones, gestores de carteras de Janus Henderson

loading next article
10