Forbes Paraguay
Armagedeon guerra nuclear
Innovacion

¿Existe vida más allá del Armagedón nuclear? Qué revelan nuevas investigaciones

Bruce Dorminey

Share

30 Abril de 2024 22.30

La Tierra es como una joya, se trata de un planeta que tiene características muy difíciles de reproducir. Nuestro planeta nació gracias a un encuentro casual completamente fortuito con un cuerpo del tamaño de Marte hace unos 4.500 millones de años. Esa colisión creó nuestra luna anormalmente grande, que hasta el día de hoy le da a nuestro planeta su inclinación axial estable, lo cual permitió a nuestro planeta desarrollar su actual biosfera rica en vida.

Sin embargo, sólo en los últimos 300.000 años hemos existido el tiempo suficiente como para crear las civilizaciones de la Tierra. Y sólo en los últimos cien años creamos armas de destrucción masiva tan poderosas que, si se usan con ira, podrían acabar con miles de millones de años de evolución biológica.

Sin embargo, dada la geopolítica reciente, dentro de cincuenta años no apostaría a que habrá nadie aquí para reflexionar sobre situaciones filosóficas como las de nuestro devenir.

Entonces, ¿podría la vida sobrevivir a una guerra nuclear a gran escala?

Un Armagedón nuclear podría ser muy similar al impacto K/Pg (el "asesino de dinosaurios") que ocuriió hace unos 66 millones de años, me dijo por correo electrónico Ariel Anbar, geoquímico y profesor de la Universidad Estatal de Arizona en Tempe. Pero en términos de la energía liberada, el impacto fue miles de veces mayor que el que provocaría incluso una guerra nuclear total, afirma. La guerra nuclear también trae consigo radiación que puede provocar mutaciones, pero ambos escenarios son más que suficientes para derribar la civilización humana, dice Anbar.

La mayor parte, si no toda la humanidad, simplemente desaparecería.

Mi sospecha es que algo así como el 99,9% de todos los humanos moriría y nuestra civilización nunca se recuperaría, me dijo por correo electrónico Bruce Lieberman, paleontólogo y biólogo evolutivo de la Universidad de Kansas en Lawrence. O no sobreviviríamos, o sería tan malo para los pocos que sobrevivieran que estarían mejor si no sobrevivieran, dice Lieberman.

¿Pero sobreviviría nuestra biosfera?

La biosfera de la Tierra sobreviviría aunque sufriera un gran golpe, dice Anbar. Dejando de lado las consecuencias de la lluvia radioactiva, una guerra nuclear sería menos grave que el impacto del K/Pg hace unos 66 millones de años, afirma. Las consecuencias de la lluvia nuclear derivada de un intercambio global son difíciles de evaluar, ya que hay muchas cosas que no sabemos. "Pero es probable que muchos animales sobrevivan, por lo que no es probable que la evolución se "reinicie" nuevamente a los microbios", afirma Anbar.

¿Cómo se compararía el Armagedón nuclear con los asesinos naturales de planetas que han azotado al planeta Tierra, como los asteroides gigantes, los cometas y los estallidos de rayos gamma o explosiones de supernovas cercanos?

La vida eventualmente se recuperó después de cada una de estas extinciones masivas, aunque tomó al menos entre 10 y 20 millones de años para que la diversidad alcanzara los niveles anteriores y para que los ecosistemas volvieran a sus niveles de complejidad previos a la extinción, dice Lieberman.

Aun así, Lieberman dice que un holocausto nuclear global causaría una tremenda pérdida inicial de biodiversidad, quizás del orden del 70% al 95% de todas las especies animales y vegetales en la tierra y del 25% al 50% en los océanos.

La lección aquí es que el destino de nuestro planeta puede cambiar en un abrir y cerrar de ojos.

En el momento en que comencé a escribir esta publicación, estaba caminando por las calles secundarias de la ciudad portuaria francesa de Antibes en el Mediterráneo. A pesar de todas sus pruebas y tribulaciones a lo largo de milenios, es una ciudad que nunca estuvo sujeta a bombardeos nucleares. El mundo entero todavía puede venir aquí y maravillarse con su arquitectura y la mezcla de civilizaciones griega y romana que ayudaron a dar forma a su historia.
 

explosion nuclear
explosion nuclea

Pero nuestro patrimonio mundial también podría desaparecer en un abrir y cerrar de ojos. Esa es la realidad a la que nos enfrentamos actualmente.

Y si nos aniquilamos, ¿evolucionarían algunas especies restantes para ocupar nuestro lugar?

"Es una cuestión abierta si surgiría otra especie inteligente que haga cosas como construir radiotelescopios", dice Anbar. “No sabemos qué tan fácil es para una especie así evolucionar, y cuántas cosas deben salir “bien” para que eso suceda”, comenta.

¿La línea de fondo?

“La aparición y proliferación de nuestra civilización tecnológica es una consecuencia peculiar no sólo de la alta inteligencia de los seres humanos, sino también de la estructura de la mano humana”, afirma Lieberman. Desde Buenos Aires mi colega Pablo Wahnon nota que son las manos el gran problema que tiene la Inteligencia Artificial Generativa cuando quiere hacer imágenes o videos de personas. Las manos presentan una ruptura en la topologia, que mide la geometría de las formas, con respecto al resto del cuerpo que sí es más fácil de simular. Se trata de una innovación de la naturaleza que aún les cuesta hasta las máquinas replicar. 

“Nuestras manos permitieron la creación y el uso de herramientas, así como nuestra adopción de la agricultura. Ese último paso para los humanos tomó más de 100.000 años. Y no fue hasta muchos miles de años después que la tecnología realmente comenzó a proliferar", concluye Lieberman

Nota publicada en Forbes US

loading next article
10