Forbes Paraguay
Alexandra Cortese
Columnistas

Sostenibilidad: como crear una estrategia alineada al alma de tu empresa

Alexandra Cortese

Share

01 Julio de 2024 10.00

Hace diez años, cuando decidí emprender ECO e iniciarme como escritora, publiqué un artículo titulado "El mundo está enfermo y nosotros somos la cura". Desde entonces, muchas cosas han cambiado (incluyendo una notable mejora en los títulos de mis artículos), pero algo se ha mantenido constante: la tendencia de empresas y personas a optar por productos y servicios más sostenibles. A nivel mundial, los datos que respaldan esta afirmación son contundentes. Aunque los detractores argumenten que la sostenibilidad no es el único factor en las decisiones de compra, es indudable que este aspecto adquiere cada vez más relevancia, no solo entre los clientes, sino también entre otros grupos de interés. Esta creciente importancia plantea una pregunta crucial: ¿cómo podemos empezar a implementar estas buenas prácticas? En los siguientes párrafos te doy algunos consejos para optimizar tu inversión de tiempo y recursos.

Mirar lo que ya lograste e identificar por qué
Estoy convencida de que ninguna empresa empieza este viaje desde cero y que todas tienen un impacto que puede servir como punta de lanza en este camino. Cuando me refiero a impacto, no hablo solamente de lo que la empresa hace a nivel filantrópico, con la comunidad o en la gestión de su huella ambiental. Al hablar de sostenibilidad, nos referimos al impacto de una organización en todas sus aristas: desde sus colaboradores, el primer y más importante grupo, hasta sus proveedores y, por supuesto, sus clientes. ¿Cómo está influyendo la existencia de tu empresa en la vida de estas personas?
Por esto, el primer paso es detenerse y evaluar lo que tu empresa ya ha hecho en todas estas áreas. Estas bases, por más empíricas que sean, te proporcionarán una guía sobre hacia dónde se dirige “el alma” de tu empresa. ¿Qué la motiva, además del lucro, que es lo obvio? ¿Cuál es su esencia, sus principales valores? ¿Cuál es la visión del fundador? ¿Por qué hemos hecho lo que hemos hecho hasta ahora? Estas preguntas pueden parecer amplias y etéreas, pero volver a las raíces y recordar lo que a menudo olvidamos en el día a día es un buen ejercicio para comenzar el proceso de identificar tu “por qué” o tu propósito.


Una herramienta para evaluar tu impacto
Una vez hayas recordado tu visión y esbozado alguna idea de propósito, puedes pasar a la parte más concreta. La herramienta que considero más completa hasta la fecha es la Evaluación de Impacto B. Este instrumento gratuito nos permite conocer nuestro impacto en cinco pilares: Gobernabilidad, Colaboradores, Comunidad, Medio Ambiente y Clientes. Aunque la herramienta tiene su complejidad, sus preguntas pueden servir como disparadores técnicos, especialmente si este tema es nuevo para vos. 
En esta plataforma podes encontrar preguntas que incluso te sorprendan y te hagan ver buenas prácticas que ya estás implementando sin darte cuenta. También encontrarás preguntas relacionadas con tu modelo de negocio y tu desempeño económico, porque recordemos que las empresas sostenibles deben ser rentables. Además, completar la Evaluación de Impacto B es el primer paso para lograr la Certificación de Empresa B, un sello que respalda a empresas con un impacto positivo en el mundo.


Empezar de a poco y alineado al negocio desde el inicio
Cuando ya hayas explorado tu propósito, identificado tus fortalezas y debilidades y decidido dar los primeros pasos hacia una gestión más sostenible, mi recomendación es empezar con un plan fácil de implementar y que esté alineado al negocio y sus objetivos. Muchas personas confunden sostenibilidad con filantropía, especialmente al inicio. La gran diferencia es que la sostenibilidad es una forma de hacer negocios que responde a la esencia de tu empresa y a tu propósito; las acciones que implementes deben estar alineadas con el centro de tus operaciones. Si lo planteas de manera aislada al negocio, corres el riesgo de que se convierta en un satélite o en un gasto.
Por último, involucra a tus colaboradores y a tus principales stakeholders en todo este proceso. Valoramos más lo que ayudamos a construir, por lo que la comunicación es clave para tu éxito en este nuevo camino.
 

loading next article
10